Qué son los Wedding Coaches

Ya es bien sabido que la ayuda de un wedding planning para la organización de bodas es una herramienta valiosísima de gran utilidad, que aporta tranquilidad, ideas, coordinación y una planificación impoluta. Sin embargo, en los últimos tiempos aparece una nueva figura trascendental en el proceso de organización de bodas y es, nada más y nada menos, que la de los wedding coaches. ¿Qué es? Son terapeutas profesionales que acompañan y asesoran emocionalmente a los novios antes de la boda.

Y es que los meses previos a una boda pueden ser realmente estresantes: la organización, los compromisos, el trabajo, el miedo al cambio, el deseo de contentar a todos, que no haya errores, que cuadre el presupuesto etc… suponen una frustración que pueden sumergir a los nervios no solo en una profunda tensión sino también llevarles a una situación insostenible en la relación. Un coach de aleja de la mera logística para centrarse en el bienestar y la salud mental de la pareja, apaciguando su estrés y dando una forma realista a la consecución de objetivos para que prime la tranquilidad y la paz en la consecución.

Un cóctel emocional que requiere ayuda para su gestión. Unas expectativas muy elevadas contribuyen al nerviosismo y la decepción, lo que puede abrir brechas innecesarias entre la pareja y con su propio entorno. Llevar y dominar estos sentimientos de forma idónea ayudarán a que todo lo que suceda, sea mejor o sea, pero, se acepte con entereza y no repercuta negativamente ni en la boda ni en el matrimonio.

Se propone pues un trabajo de acompañamiento personalizado según las personalidades y necesidades de los novios, buscando recursos satisfactorios, creando estímulos y marcando preferencias.

A nuevos tiempos, nuevas necesidades. Nosotros creemos que un buen wedding planner no solo debe limitar su formación y su asesoramiento al plano organizativo y logístico, sino que preocuparse por los sentimientos de los novios y asesorarles en el camino para que vivan la experiencia de forma sana es la clave de una boda de éxito.