No estaba muerto, estaba de parranda

Dedicados a la organización de bodas y sabiendo la responsabilidad con la que trabaja un wedding planner, además de lo importante que es para unos novios que todo esté perfecto el día de su boda, no salimos de nuestro asombro de que existan estafas de este tipo, que juegan con el dinero y las ilusiones de uno de los momentos más especiales de la vida.

El catéring low cost Módena, tras ser contratado por los novios y habiendo recibido el 75% del importe total, no se presentaba el día señalado, dejando a los novios compuestos y sin comida ni bebidas para sus invitados. Al día siguiente, mandaba un email pidiendo disculpas y excusándose con la muerte del encargado del catering y su hijo en un terrible accidente laboral que, además, dejaba inutilizables sus medios e instalaciones. Toda una tragedia ante la que los afectados se quedaban a cuadros.

Unas veces esta trágica noticia llegaba escasas horas antes de la boda, otras veces después, cuando ya era demasiado tarde para reorganizar. En los primero casos algunos novios, con gran sofoco y gracias a internet, consiguieron apañar y salvar el día, los del segundo caso, tuvieron que improvisar acercándose a restaurantes y arramplando con todas las existencias.

El susodicho empresario es Jesús Campos, ingresado en prisión por otras estafas anteriores y pendiente de los juicios de estos últimos casos. Padre e hijo lanzan balones fuera y, el primogénito, asegura no tener buena relación con el empresario ni ser partícipe de sus actos. Habrá que esperar al juicio y desear que, personas y empresas de este tipo, dejen de aprovecharse de la buena fe ajena.

Como wedding planner solo podemos aconsejaros tener mucha precaución en la organización de bodas, buscar con calma a empresas cuyas actividades y profesionalidad estén avaladas, porque a veces lo barato sale caro.